¿Instalar un SSD en un notebook antiguo puede hacer que funcione más rápido? La respuesta es sí.

Los discos duros SSD han revolucionado el mundo de la informática gracias a la gran velocidad de carga y ejecución que brindan. La diferencia es abismal, no hay punto de comparación. Además, a día de hoy, un disco SSD para notebook tiene un precio muy en cuenta, mucho más barato que hace algunos años, por lo que se trata de una solución económica para darle una segunda vida a equipos antiguos.

¿Quieres potenciar tu notebook antiguo instalándole un disco duro SSD? Te contamos todo lo que tienes que saber en este blog. Además, te dejaremos algunos tips para que puedas tener dos discos duros (uno HDD y otro SSD) en tu portátil.

¿Cuál es la diferencia entre un disco duro antiguo (HDD) y un disco SSD?

Un SSD o Solid State Drive es un disco duro de nueva generación que, tras algunos años de adaptación, se ha convertido en el estándar actual. Antes, los notebooks y PC de escritorio utilizaban discos duros mecánicos, también conocidos como HDD. La principal diferencia entre ambos es la velocidad de lectura y escritura de la información.

Aunque ambos cumplen el mismo objetivo (almacenar todo tipo de archivos), la gran diferencia entre ellos es el método que utilizan para leer y escribir. Mientras que los discos HDD (Hard Drive Disk) graban la información mediante el magnetismo y piezas mecánicas, los SSD lo hacen utilizando pequeñas memorias flash conectadas entre sí, que son manejadas por controladores.

En resumen, un HDD hace todas sus acciones mediante movimiento físico, siendo algo similar a un tocadiscos, puesto que un cabezal es quien se encarga de escribir o leer la información en unos platos muy finos. Por otra parte, los SSDutilizan impulsos eléctricos para realizar lo mismo. El resultado es fácil de interpretar, un disco SSD lee y graba datos a una velocidad 10 veces superior a la del disco HDD.

¿Por qué instalar un SSD en un notebook antiguo?

¿Qué pasaría si quisiéramos recorrer 100 kilómetros con un auto a 20 km/h? ¿Y si lo hiciéramos a 120 km/h? La respuesta es muy fácil, llegaremos antes, sin importar si utilizamos un auto de carrera o uno de hace 50 años. Pues esto es lo mismo que sucederá si decides instalar un disco duro SSD en un notebook antiguo (funcionará mucho más rápido).

La instalación de un disco sólido en un notebook que tenga varios años permite darle una segunda vida, ya que el rendimiento que alcanzará será mucho mayor. Si instalas un disco SSD el tiempo de carga del sistema operativo se reducirá hasta la mitad o aún más, la velocidad de carga de los programas también será mayor y la transferencia de archivos será mucho más rápida (de hasta 150 MB/s hasta 600 MB/s).

Por otra parte, instalar un SSD en un notebook antiguo es la manera más barata de mejorar un notebook a día de hoy, ya que puedes aumentar su rendimiento sin gastar mucho dinero en memoria RAM u otros componentes que suelen ser más costosos. A modo de ejemplo, un SSD DE 240GB cuesta cerca de U$S 40. Si lo comparamos con el rendimiento que nos va a dar, es una inversión muy conveniente.

Además de ser 10 veces más rápido, un disco SSD para notebook es también más silencioso que un HDD, ya que no existe movimiento mecánico ni vibraciones causadas por estos discos. Por si esto fuera poco, los SSD también consumen menos energía, lo que significa que la batería de tu notebook puede durar un poquito más. También es importante destacar que son totalmente seguros y que no necesitan ser desfragmentados cada cierto tiempo como sí ocurre con los HDD.

En resumen, un disco SSD para portátil:

  • Es 10 veces más rápido que un disco duro antiguo.
  • Es mucho más silencioso, ya que no tiene piezas mecánicas.
  • No necesita mantenimiento.
  • Su velocidad de transferencia de archivos puede alcanzar hasta los 600 MB/s.
  • Consume menos batería.
  • Son mucho más económicos y accesibles que hace 5 años.
  • Guardan tu información de forma segura y duradera.

Instalar SSD sin quitar disco duro antiguo ¿es posible?

El único “contra” de cambiarle el disco duro a tu antiguo notebook es que tu música, programas, fotos y sistema operativo se queda en ese disco. Al instalar un SSD totalmente vacío, tendrás que realizar una nueva instalación, lo que incluye el sistema operativo o los programas que necesites. También podrás clonar tu disco duro antiguo en el nuevo, pero lo mejor es que hagas una instalación desde cero.

Si quieres acceder a tus archivos guardados en tu antiguo HDD, es posible hacerlo de varias maneras. Por un lado, puedes mantener tu SSD y tu HDD instalados en tu notebook. Para esto, tendrás que sacrificar tu lector de CD/DVD, aunque casi nunca es un gran sacrificio, ya que en la actualidad la lectora de discos se ha vuelto inservible. ¿Cuándo fue la última vez que la utilizaste? Probablemente ni lo recuerdes.

Para realizar esta operación deberás abrir tu notebook, quitar el lector de CD’s y colocar el disco antiguo en su lugar. Para hacerlo, necesitarás un adaptador de unidad óptica SATA de 7 o 9,5 mm (esto dependerá del modelo de tu notebook). En VisionDirect contamos con técnicos capacitados que podrán realizar el trabajo, en caso de que prefieras dejarlo en manos de profesionales.

Si prefieres no abrir tu notebook pero quieres o necesitas acceder a la información de tu disco duro antiguo, puedes comprar una carcasa para discos duros. Bastará con colocar tu disco antiguo en la carcasa y conectarlo a través de un puerto USB. De esta sencilla manera tendrás acceso a todas tus preciadas fotos o a tus archivos de trabajo.

Revive tu notebook antiguo

¿Te has decidido a instalar un SSD en tu notebook antiguo? Entonces es hora de decidir cuál es el mejor para tus necesidades. En la actualidad existen decenas de modelos y marca, por lo que no faltaran opciones para elegir. Lo fundamental será fijarte en la capacidad de almacenamiento que necesitas y en lo que estás dispuesto a invertir.
Si buscas mejorar el rendimiento sin invertir mucho, y el almacenamiento no te preocupa, lo recomendable es un SSD de 120GB.
Si el espacio de almacenamiento es importante para ti, deberás considerar opciones que van desde los 240GB (no es mucho espacio tampoco) en adelante, hasta 4TB. Recuerda que puedes considerar la opción de utilizar el antiguo disco como respaldo para almacenamiento. De esta forma no tienes que gastar mucho dinero en un SSD grande.

La instalación es sencilla, (solo debes abrir el portátil, retirar el antiguo disco duro y poner tu nuevo SSD). Si prefieres no hacerlo tu directamente, en VisionDirect podemos brindarte la ayuda que necesitas.

¿Consultas?

Si tienes dudas, recuerda que en VISIONDIRECT estamos encantados de poder ayudarte. Solo ponte en contacto con nosotros y deja que nos encarguemos de todo.

¡Estamos a tu entera disposición!

Seguinos en nuestras redes sociales:

[contact-form-7 404 "No encontrado"]